Mi Preciosa Ninfa

¿A caso estoy alucinando?
¿Es cierto lo que estoy mirando?
Que ser tan increíblemente bello
Se asoma por el riachuelo.

Hija de Zeus Ninfa bella
De los bosques eres reina
Espíritu de la naturaleza
Tu dulce aroma me embelesa.

Me cautiva tu gran belleza
Mi razón y mi conciencia
Torpes ante tu presencia
Oh ninfa, mi ninfa bella.

Tus rizos dorados en cascada
Tus ojos lindos luceros
Tus labios carnosos cerezos
Tu carita dulce de porcelana.

Me tienes tan extasiado
Me inclino ante tu divinidad
Levanto la mirada y te veo brillar
Me lleno de alegría y te quiero abrazar.

Me he enamorado de ti
A mi corazón lo haces latir
Enrédame en tus raíces
Y en tu manantial calma mi sed.

Tus besos el fruto divino
Tu cuerpo la tierra de ensueño
Mi amor por ti es infinito
Te quiero mi Ninfa del cielo.

Melíade, Náyade,
Alseide, Oréade,
Nereida,
Ninguna se compara;
Pues tú eres única
La Ninfa más bella.

Tú que a los robles floreces
Con tu lluvia alivias las penas
Con tu dulce miel profetisas
A mi alma la condenas
A amarte siempre en esta tierra.

Saltas y cantas en una bella tonada
Eres reluciente saltando en las montañas
Y con tus tiernas caricias otorgas la vida
Al bosque, al mundo lo llenas de alegría.

Te amo mi Ninfa Bella
La flor más bella de la tierra.
Del cielo brillante estrella
Del mar hermosa sirena.

¡Te Quiero Siempre Mi Amor,
Eres Mi Ninfa Bella,
Mi Niña Más Hermosa De La Tierra,
La Dueña De Mi Corazón!